El terror llegó a galerías