Marco Valencia: De lo espiritual en el paisaje